Orcasitas, cartas boca arriba: La Pagoda - Tamara Arroyo.

2018-11-17 11:002018-11-17 15:00Europe/LondonOrcasitas, cartas boca arriba: La Pagoda - Tamara Arroyo.

Poligon Cultural + Tamara Arroyo

La Pagoda de Tamara Arroyo es una intervención artística realizada en el parque del frontón de Orcasitas dentro del proyecto Orcasitas, cartas boca arriba coordinado por Polígon Cultural dentro del Programa Mirador Usera. Este proyecto se desarrolla entre los meses de septiembre y noviembre de 2018. En esta ocasión, la pagoda reinterpretada por Tamara Arroyo es un diseño arquitectónico (junto con otros elementos del parque del frontón) del arquitecto Javier vega.

La Pagoda de Tamara Arroyo. Fotografía: Darío Cobacho.
Pagoda, Tamara Arroyo. Orcasitas (Madrid) - Noviembre, 2018. Pintura plástica sobre pérgola de hormigón. Foto: Darío Cobacho

Tamara Arroyo (Madrid, 1972) es una artista interdisciplinar que desde principios de los 2000 investiga a través del dibujo, la pintura o la escultura conceptos como la memoria que subyace o atribuímos a cada lugar (Despropiedades, 2003); el habitar como la forma en que nos relacionamos con nuestro entorno (Ventanales de lugares de estudio, 2014) o la experiencia estética que mantenemos con los objetos cotidianos (Personaliza tu propia àrea de descanso, 2003).

Este interés por el espacio público, o intersticial, entendido como una extensión de lo doméstico le ha llevado a realizar proyectos en ambas direcciones: en ocasiones trasladando la vivencia personal en proyectos documentales, y otras, más recientemente interviniendo en la esfera pública con registros o elementos urbanos que toma y reinterpreta (rejas, ventanas, estampados...). Su trabajo en definitiva, explora los límites entre la poética de la imagen y la funcionalidad que opera en los objetos.

La Pagoda de Tamara Arroyo. Fotografía: Darío Cobacho.
Proceso de trabajo de Tamara Arroyo y sus asistentes, alumnas BBAA-UCM. Foto: Darío Cobacho

En esta ocasión, el proyecto que presenta tiene lugar sobre una pérgola del barrio que se encontraba en estado de abandono. 'Pagoda' hace referencia al nombre que Javier Vega (arquitecto) le dió a dicha estructura, diseñada junta al resto del parque en 1986 tras una visita que realizó a China. El lugar en la que se sitúa -en un cruce de caminos, justo en el centro de la zona verde- la vuelve un punto de encuentro, de refugio de la lluvia y descanso: un espacio donde los vecinos de Meseta de Orcasitas y Poblado Dirigido coinciden paseando o haciendo ejercicio.

La Pagoda de Tamara Arroyo. Fotografía: Darío Cobacho.
La pérgola y el puente en 1985. Fotografía: Javier Vega

Siguiendo con la idea de funcionar como un punto de encuentro, Tamara decide recoger mediante un paseo algunas de las franjas de colores que identifican a los bloques de edificios del Poblado Dirigido de Orcasitas. Las bandas están compuestas de combinaciones -aparentemente aleatorias- de 3 colores y su origen es totalmente incierto: algunos vecinos aseguran que se incorporaron en la segunda fase de reconstrucción de los bloques para guiar al cartero -los edificios de la primera fase de 1950 se derribaron por su estado ruinoso: ya que se habían realizado con materiales de mala calidad y sin haber previsto un estudio geológico de la zona, que resultó ser de arcillas expansivas-; otros vecinos sin embargo, descartan esta teoría ya que constatan la imposibilidad de memorizar tantas combinaciones. «Más que a orientar, ayudan a desorientar.»

La Pagoda de Tamara Arroyo. Fotografía: Darío Cobacho.
Vista de 3 bloques de edificios de Poblado Dirigido de Orcasitas. Foto: Darío Cobacho

Aún sin poder explicar su origen, lo que es cierto, es que las bandas de colores actúan sobre los bloques de hormigón racionalistas 'humanizando' la vivienda. Actualmente algunos de los bloques del barrio se encuentran en proceso de restauración y algunas de las franjas que hemos recogido en fotografías han desaparecido y ya no se pueden encontrar.

La Pagoda de Tamara Arroyo. Fotografía: Darío Cobacho.
Ocasionalmente la gama de colores coincide con el entorno. Foto: Darío Cobacho

Nuestro punto de encuentro ha acabado siendo también un espacio donde recordar los colores que vestían los bloques desde 1980. Un templo de disfrute estético rodeado de un exhuberante jardín.

La Pagoda de Tamara Arroyo. Fotografía: Darío Cobacho.
Detalles de las franjas de color. Fotos: Darío Cobacho

Texto y fotografías de Darío Cobacho, publicado originalmente en la web de Polígon Cultural.

Madridsponsorres
Finalizado

Fecha

17 de noviembre de 2018

Horario

12 a 18h.

Lugar: Parque del frontón de Orcasitas

Poligon Cultural + Tamara Arroyo

La Pagoda de Tamara Arroyo es una intervención artística realizada en el parque del frontón de Orcasitas dentro del proyecto Orcasitas, cartas boca arriba coordinado por Polígon Cultural dentro del Programa Mirador Usera. Este proyecto se desarrolla entre los meses de septiembre y noviembre de 2018. En esta ocasión, la pagoda reinterpretada por Tamara Arroyo es un diseño arquitectónico (junto con otros elementos del parque del frontón) del arquitecto Javier vega.

La Pagoda de Tamara Arroyo. Fotografía: Darío Cobacho.
Pagoda, Tamara Arroyo. Orcasitas (Madrid) - Noviembre, 2018. Pintura plástica sobre pérgola de hormigón. Foto: Darío Cobacho

Tamara Arroyo (Madrid, 1972) es una artista interdisciplinar que desde principios de los 2000 investiga a través del dibujo, la pintura o la escultura conceptos como la memoria que subyace o atribuímos a cada lugar (Despropiedades, 2003); el habitar como la forma en que nos relacionamos con nuestro entorno (Ventanales de lugares de estudio, 2014) o la experiencia estética que mantenemos con los objetos cotidianos (Personaliza tu propia àrea de descanso, 2003).

Este interés por el espacio público, o intersticial, entendido como una extensión de lo doméstico le ha llevado a realizar proyectos en ambas direcciones: en ocasiones trasladando la vivencia personal en proyectos documentales, y otras, más recientemente interviniendo en la esfera pública con registros o elementos urbanos que toma y reinterpreta (rejas, ventanas, estampados...). Su trabajo en definitiva, explora los límites entre la poética de la imagen y la funcionalidad que opera en los objetos.

La Pagoda de Tamara Arroyo. Fotografía: Darío Cobacho.
Proceso de trabajo de Tamara Arroyo y sus asistentes, alumnas BBAA-UCM. Foto: Darío Cobacho

En esta ocasión, el proyecto que presenta tiene lugar sobre una pérgola del barrio que se encontraba en estado de abandono. 'Pagoda' hace referencia al nombre que Javier Vega (arquitecto) le dió a dicha estructura, diseñada junta al resto del parque en 1986 tras una visita que realizó a China. El lugar en la que se sitúa -en un cruce de caminos, justo en el centro de la zona verde- la vuelve un punto de encuentro, de refugio de la lluvia y descanso: un espacio donde los vecinos de Meseta de Orcasitas y Poblado Dirigido coinciden paseando o haciendo ejercicio.

La Pagoda de Tamara Arroyo. Fotografía: Darío Cobacho.
La pérgola y el puente en 1985. Fotografía: Javier Vega

Siguiendo con la idea de funcionar como un punto de encuentro, Tamara decide recoger mediante un paseo algunas de las franjas de colores que identifican a los bloques de edificios del Poblado Dirigido de Orcasitas. Las bandas están compuestas de combinaciones -aparentemente aleatorias- de 3 colores y su origen es totalmente incierto: algunos vecinos aseguran que se incorporaron en la segunda fase de reconstrucción de los bloques para guiar al cartero -los edificios de la primera fase de 1950 se derribaron por su estado ruinoso: ya que se habían realizado con materiales de mala calidad y sin haber previsto un estudio geológico de la zona, que resultó ser de arcillas expansivas-; otros vecinos sin embargo, descartan esta teoría ya que constatan la imposibilidad de memorizar tantas combinaciones. «Más que a orientar, ayudan a desorientar.»

La Pagoda de Tamara Arroyo. Fotografía: Darío Cobacho.
Vista de 3 bloques de edificios de Poblado Dirigido de Orcasitas. Foto: Darío Cobacho

Aún sin poder explicar su origen, lo que es cierto, es que las bandas de colores actúan sobre los bloques de hormigón racionalistas 'humanizando' la vivienda. Actualmente algunos de los bloques del barrio se encuentran en proceso de restauración y algunas de las franjas que hemos recogido en fotografías han desaparecido y ya no se pueden encontrar.

La Pagoda de Tamara Arroyo. Fotografía: Darío Cobacho.
Ocasionalmente la gama de colores coincide con el entorno. Foto: Darío Cobacho

Nuestro punto de encuentro ha acabado siendo también un espacio donde recordar los colores que vestían los bloques desde 1980. Un templo de disfrute estético rodeado de un exhuberante jardín.

La Pagoda de Tamara Arroyo. Fotografía: Darío Cobacho.
Detalles de las franjas de color. Fotos: Darío Cobacho

Texto y fotografías de Darío Cobacho, publicado originalmente en la web de Polígon Cultural.