Arjón

2010-09-11 19:002010-09-10 22:00Europe/LondonArjón

ARJÓN
Pablo Jarauta

11 de septiembre 2010 / 22 h Hora provisonal

Arjón es un proyecto del filósofo Pablo Jarauta, un catalizador para una reflexión sobre la memoria, la curiosidad, el archivo o la colección. ¿Cómo acercarse a los signos vitales de una presencia pasada? ¿cómo señalar las aspiraciones de un futuro próximo? ¿cómo contar y comprender la historia de un lugar?... son algunas de las cuestiones sobre las que Jarauta pretende indagar. ARJÓN es un pequeño elefante del desierto de Namibia. Allí aprendió a seguir las huellas de su madre aprovechando la inmensa sombra en constante movimiento de sus congéneres; también, a distinguir en aquel mar de dunas, con sus olas y mareas, los distintos tonos de luz, la aparición efímera de los signos, las rutas inventadas… incluso aprendió a protegerse de las peores tormentas.

Disponía de todo el conocimiento necesario para sobrevivir en el desierto: un gran sentido de la orientación y la habilidad para dar con agua y maleza. Su cuerpo había seguido del mismo modo el curso de la adaptación, sus ojos se habían ido rasgando, sus patas ensanchando y su trompa ya era lo suficientemente fuerte como para poder cortar las impertinentes ráfagas de aire caliente. Todo apuntaba a que, como sucedió con casi todos sus ancestros, Arjón le ganaría la batalla al desierto.

Sin embargo, no siempre se trata de una lucha, a veces la relación entre la naturaleza y sus habitantes va más allá de la mera supervivencia. Arjón nunca se amedrentó ante los horizontes elásticos de un mundo de arena, nunca sintió fatiga ni se mostró perezoso a la hora de los largos desplazamientos. A decir verdad, nada le perturbaba de aquel espacio en apariencia huérfano de signos. Sólo su infinita curiosidad consiguió apartarle de las tierras que le habían visto nacer.

En efecto, sediento y curioso, Arjón decidió abandonar el desierto y acercarse al mundo de los humanos. De ellos aprendió que los lugares son el espacio a través de las personas, que la ausencia de signos no es más que una apariencia, que las ruinas son el instante de un tránsito… Desde entonces, recorre los lugares humanos a la búsqueda de fragmentos, estelas o trazas. Ahora, Arjón ha llegado al lugar del Matadero de Madrid con el fin de explorar restos, de cruzar los puentes del tiempo.

Para ahondar en la naturaleza de un lugar, parte de la creación de una fábula que permite estructurar y resumir las diferentes inquietudes que han propiciado la creación de archivos o colecciones, inquietudes que apuntan a una memoria colectiva y que encuentran sus raíces en la relación que guardan los seres humanos con el paso del tiempo. El hecho de dar inicio a este proyecto con una fábula nos introduce directamente en la óptica y en la lógica de la ficción, herramientas capaces de producir metáforas que nos ayuden a plantear preguntas y que aglutinen las diferentes impresiones.

Más allá de la fábula, el personaje de ficción creado por Jarauta, un elefante empeñado en recorrer el universo humano, penetrará en los recuerdos de quienes habitaron en su día el Matadero, en las emociones de quienes se enfrentaron a sus ruinas, en las ideas de quienes pensaron en su reconstrucción o rehabilitación; incluso, en las primeras miradas y visiones de quienes todavía no conocen este lugar.

Pablo Jarauta
Finalizado
Descripción

ARJÓN
Pablo Jarauta

11 de septiembre 2010 / 22 h Hora provisonal

Arjón es un proyecto del filósofo Pablo Jarauta, un catalizador para una reflexión sobre la memoria, la curiosidad, el archivo o la colección. ¿Cómo acercarse a los signos vitales de una presencia pasada? ¿cómo señalar las aspiraciones de un futuro próximo? ¿cómo contar y comprender la historia de un lugar?... son algunas de las cuestiones sobre las que Jarauta pretende indagar. ARJÓN es un pequeño elefante del desierto de Namibia. Allí aprendió a seguir las huellas de su madre aprovechando la inmensa sombra en constante movimiento de sus congéneres; también, a distinguir en aquel mar de dunas, con sus olas y mareas, los distintos tonos de luz, la aparición efímera de los signos, las rutas inventadas… incluso aprendió a protegerse de las peores tormentas.

Disponía de todo el conocimiento necesario para sobrevivir en el desierto: un gran sentido de la orientación y la habilidad para dar con agua y maleza. Su cuerpo había seguido del mismo modo el curso de la adaptación, sus ojos se habían ido rasgando, sus patas ensanchando y su trompa ya era lo suficientemente fuerte como para poder cortar las impertinentes ráfagas de aire caliente. Todo apuntaba a que, como sucedió con casi todos sus ancestros, Arjón le ganaría la batalla al desierto.

Sin embargo, no siempre se trata de una lucha, a veces la relación entre la naturaleza y sus habitantes va más allá de la mera supervivencia. Arjón nunca se amedrentó ante los horizontes elásticos de un mundo de arena, nunca sintió fatiga ni se mostró perezoso a la hora de los largos desplazamientos. A decir verdad, nada le perturbaba de aquel espacio en apariencia huérfano de signos. Sólo su infinita curiosidad consiguió apartarle de las tierras que le habían visto nacer.

En efecto, sediento y curioso, Arjón decidió abandonar el desierto y acercarse al mundo de los humanos. De ellos aprendió que los lugares son el espacio a través de las personas, que la ausencia de signos no es más que una apariencia, que las ruinas son el instante de un tránsito… Desde entonces, recorre los lugares humanos a la búsqueda de fragmentos, estelas o trazas. Ahora, Arjón ha llegado al lugar del Matadero de Madrid con el fin de explorar restos, de cruzar los puentes del tiempo.

Para ahondar en la naturaleza de un lugar, parte de la creación de una fábula que permite estructurar y resumir las diferentes inquietudes que han propiciado la creación de archivos o colecciones, inquietudes que apuntan a una memoria colectiva y que encuentran sus raíces en la relación que guardan los seres humanos con el paso del tiempo. El hecho de dar inicio a este proyecto con una fábula nos introduce directamente en la óptica y en la lógica de la ficción, herramientas capaces de producir metáforas que nos ayuden a plantear preguntas y que aglutinen las diferentes impresiones.

Más allá de la fábula, el personaje de ficción creado por Jarauta, un elefante empeñado en recorrer el universo humano, penetrará en los recuerdos de quienes habitaron en su día el Matadero, en las emociones de quienes se enfrentaron a sus ruinas, en las ideas de quienes pensaron en su reconstrucción o rehabilitación; incluso, en las primeras miradas y visiones de quienes todavía no conocen este lugar.

Pablo Jarauta (Murcia, 1978) es Doctor en Filosofía por la Universidad de Murcia (2010). Ha ampliado sus estudios sobre literatura de viajes y pensamiento geográfico en el Romance Studies Department de Duke University, universidad donde impartió clases de literatura y lengua españolas (2001-2002), así como en l’Ècole des Hautes Études en Sciences Sociales de Paris (2002-2004). Ha colaborado en diferentes proyectos, impartido cursos y publicado varios artículos que reivindican un análisis espacial y social del concepto de utopía a través de distintas producciones culturales (mapas, planos, libros).

El 11 de septiembre de 2010, coincidiendo con La noche en blanco, se presentará al público Arjón. El texto literario quedará disponible en este blog para su descarga online bajo licencia Creative Commons. Con su lectura, Intermediae invita a recorrer los espacios de Matadero Madrid a través de un viaje imaginario en el que la ficción se adentra en la realidad y en la que el público-lector queda imerso en una poética del tiempo.

Fecha de creación

Actividades del proyecto

No se han encontrado resultados.

No se han encontrado resultados.